Tag Archives: anticooperació

El doble filo del turismo en Haití: convertir el paraíso en negocio

Dosier completo sobre Île-à-Vache y el turismo en Haití

Descargar Reportaje Ile-a-vache completo en pdf

Artículo publicado en ElDiario.es el 11 de agosto de 2014

Playas inexporadas en Île-à-Vache

Playas inexporadas en Île-à-Vache

“¿Te gusta Haití?”, preguntan a menudo los haitianos. “Es un país muy bello”. La respuesta les sorprende, acostumbrados a la imagen negativa que el mundo tiene de su país. Pero más allá de los tópicos sobre miseria, desastres naturales y conflictos que azotan Haití desde hace siglos, es un país que desborda belleza natural, convirtiéndolo en un activo para uno de los sectores económicos más dinámicos a nivel global pero con un doble filo: el turismo. Derribos, desplazamientos forzosos, o planes de macrocomplejos sin previo aviso son algunas de las denuncias que enturbian esta actividad.

El Gobierno haitiano se ha propuesto aprovechar el potencial turístico del país. En el marco de la estrategia “Haití, abierto a los negocios“, el gobierno haitiano ha fijado la vista en el turismo como una de las estrategias principales para “ estimular el crecimiento de la economía nacional“, centrando los esfuerzos en la atracción de inversiones extranjeras y en transformar la imagen de Haití de un lugar al que ayudar, a un lugar al que viajar y con el que hacer negocios. Para el Ministerio de Turismo los retos son de imagen: “La mala percepción de la que es víctima el país a nivel internacional y la inconsciencia de la población haitiana de las riquezas turísticas y de la importancia del sector para la economía nacional”.

Pero la percepción de una parte del pueblo haitiano es bien diferente: el sector crítico define el plan como una estrategia desarrollada en beneficio de una élite que no revertirá en las comunidades. Sus sospechas ponen el foco en hechos concretos, como que el gobierno garantice a las empresas extranjeras “ vacaciones fiscales” si invierten en turismo o 15 años sin pagar impuestos ni costes aduaneros.

El Ministerio de Turismo argumenta que además del empleo y la formación profesional que acompañan los proyectos turísticos, se negocia con los inversores para que estos inviertan “entre un 8 y un 10% de sus beneficios en proyectos vitales para la población”. Pero dichas inversiones y las promesas de trabajo digno raramente acaban cumpliéndose en Haití.

Con el fin de que así sea, algunas comunidades afectadas por los planes del gobierno están empezando a organizarse y movilizarse, bajo la premisa que, si es sin el pueblo, el crecimiento y el desarrollo no es para el pueblo. El principal ejemplo de esta tensión entre la estrategia del gobierno y las necesidades de la población local es el proyecto que se está llevando casi toda la atención de medios e inversores: Île-a-vache.

Cómo convertir el paraíso en negocio

Île-à-vache es lo que en el imaginario occidental definiríamos como un paraíso y, en palabras del Ministerio de Turismo, un verdadero tesoro: “Île-à-vache representa una de las últimas auténticas islas del tesoro de todo el Caribe. Natural, no explorada, no explotada y del todo única; se trata de un verdadero paraíso en estado puro, una rareza en el mundo de hoy”.

El plan para Île-a-vache incluye la construcción de 1.200 plazas turísticas, una carretera, un aeropuerto, un campo de golf, un puerto, electrificación, pozos de agua y diversas infraestructuras sociales. Parte de las infraestructuras van a ser pagadas con fondos venezolanos de PetroCaribe. El proyecto se presenta bajo etiquetas como: turismo sostenible de baja intensidad, respeto a la integridad cultural y ambiental de la zona, espíritu comunitario o reparto equitativo de los beneficios. Pero la población de Île-à-Vache tiene razones para desconfiar de esas etiquetas.

Disculpen, aquí vive gente

“No nos oponemos al turismo, sabemos que con el turismo llegaran hospitales y escuelas, pero este proyecto es demasiado grande para la isla”, se lamenta Antoine Pierre, un joven que participa en una de las actividades informativas que ha preparado KOPI, el colectivo campesino de Île-a-vache. La población se siente abrumada y ninguneada.

“En mayo de 2013 el gobierno declara la Isla ‘zona reservada para el desarrollo turístico’. Nos enteramos porque vinieron en agosto a poner la primera piedra del aeropuerto. Sin el aval de la población de la isla. Este proyecto no es para nosotros”. El joven Laini Marcdonald, uno de los líderes de KOPI, se reunió junto con otros líderes comunitarios con la ministra de turismo. “En diez minutos liquidó el problema, sin explicaciones, sin aclarar la viabilidad social del proyecto”. Pocos días antes habían visto como, sin previo aviso, las excavadoras empezaban la construcción de la carretera, arrasando cultivos a su paso.

El propio plan del Gobierno para Île-à-vache establece que “nos aseguramos siempre de consultar a los vecinos inmediatos e iniciar un diálogo constructivo”. Desde el Ministerio afirman que “el proyecto ha sido diseñado para los residentes de la comunidad y será ejecutado con su participación”. Sin embargo, la falta de vías de participación e información en las primeras etapas del proceso ha llevado a las especulaciones y al rechazo.

En diciembre de 2013 empezaron las movilizaciones en la isla contra los planes del gobierno. De 10 policías se pasó a medio centenar de fuerzas especiales para reprimir las primeras manifestaciones, que se han quedado en la isla. La población habla de militarización y hay diversas denuncias de lesiones contra la policía.

Uno de los momentos más tensos ocurrió en febrero de 2014, cuando fue detenido Jean Matulnès Lamy, líder de la comunidad y muy activo en la radio comunitaria local, así como en las movilizaciones contra el proyecto. No hay cargos contra él y meses después sigue en la cárcel. Su padre, a quien todos llaman “Papa Maltunès” pide justicia: “si es culpable que sea juzgado como tal, pero ahora lo tienen retenido sólo por su oposición al proyecto”.

“Si nos quitan la agricultura ¿cómo viviremos?”

Uno de los temas más espinosos es el de las expropiaciones y el desplazamiento de la población. En las reuniones organizadas por KOPI y a las que asisten centenares de ciudadanas, corre como la pólvora el rumor de que “sólo 5 familias de agricultores y 5 familias de pescadores de cada localidad serán seleccionadas para poder trabajar por los hoteles, el resto tendrán que marcharse”.

El Ministerio es tajante en esta cuestión: “No existen ningún plan de relocalización de los habitantes fuera de Île-à-Vache. Vamos a reubicar a aquellas familias cuyas viviendas se verán afectadas por la construcción de zonas hoteleras (estamos hablando de un centenar de casas) a zonas en Ile-a-Vache que el Gobierno les brinde con servicios básicos”. El problema es que nadie sabe qué familias ni cómo ni cuando. En Madame Bernard, la principal localidad de la isla, se han empezado a marcar algunas casas para su derribo, pero las familias que las habitan no han sido informadas aún.

Casas marcadas para ser derrumbadas en Madame Bernard, Île-à-vache

Casas marcadas para ser derrumbadas en Madame Bernard, Île-à-vache

“Si nos desposeen de la agricultura y la pesca ¿cómo viviremos? Es un genocidio cultural y un suicidio colectivo aceptar este proyecto” se indigna Laini. “Nos quieren convertir en obreros agrícolas al servicio de los hoteles ¡nosotros somos agricultores!” añade Antoine.

“Ésta isla ha sido abandonada por el gobierno durante décadas, y ahora nos prometen escuelas, hospitales, pozos de agua potable y centros comunitarios” añade Kenold, también de KOPI, que se une a la conversación. De camino a una de las reuniones informativas que han organizado en la isla, insisten en que no están en contra de los visitantes, pero la condición es que la población se beneficie de ello.

El gobierno, al ser preguntado por los beneficios para la población, habla de empleo, de programas de pesca, agricultura y formación, de agua potable y energía solar. Pero en Île-à-Vache desconfían de las promesas del Ministerio. Confían, eso sí, en que ganarán esta batalla: “Las obras de la carretera y el aeropuerto ya están paradas por las movilizaciones. ¡Claro que somos optimistas!”, sonríe Kenold.

Mujeres cantan en reunión informativa sobre el proyecto Île-à-vache: “Tenemos patatas, tenemos pescado, no necesitamos este proyecto"

Mujeres cantan en reunión informativa sobre el proyecto Île-à-vache: “Tenemos patatas, tenemos pescado, no necesitamos este proyecto”

 

Haití quatre anys després: viure sota el capitalisme del desastre

Article publicat a La Directa l’11 de gener de 2014

directaEl 12 de gener de 2010 un terratrèmol va assolar bona part d’Haití, en una de les pitjors catàstrofes que ha patit el país, i en el que va esdevenir una de les més àmplies operacions humanitàries que es recorden. Quatre anys després, Haití es troba atrapada entre la república de les ONG i el capitalisme del desastre.

Les xifres són aclaparadores, en tots els sentits. Al voltant de 220.000 persones mortes. Més de 300.000 persones ferides. Més d’un milió i mig de persones sense llar, 100.000 llars completament destruïdes i una mica més de 200.000 greument malmeses. Als sis mesos del terratrèmol, un milió i mig de persones, 360.000 famílies, vivien en aproximadament 1.500 camps de desplaçades, sota les tendes improvisades o proporcionades per ONG i agències de cooperació oficials.

La dimensió de la tragèdia i l’impacte que la cobertura mediàtica del terratrèmol va tenir en milions de persones arreu del món va impulsar una de les majors operacions humanitàries que es recorden. Es van recaptar més de 3.060 milions de dòlars per part d’ONG, institucions religioses i fundacions privades. En el primer mes després del terratrèmol, les ONG espanyoles van recaptar uns 72 milions d’euros d’aportacions de la societat espanyola, prop dels 79 milions de dòlars d’ajuda d’emergència del govern espanyol (que ascendeix a 464 milions de dòlars promesos de 2010 a 2012, que inclouen ajuda a la reconstrucció i contra l’epidèmia de còlera). Governs i agències de cooperació van prometre més de 13.000 milions per al període 2010 a 2020, uns 6.373 milions per als dos primers anys (2010-2012).

On ha quedat tota aquella solidaritat? Quina ha estat la reconstrucció que ONG, governs i institucions internacionals han impulsat per a Haití?

LLEGIR L’ARTICLE SENCER A LA DIRECTA

O descarregar el pdf aquí (i en castellà aquí)

Derechos Humanos en Haití (1) MINUSTAH: cuando la ocupación es una violación de los derechos humanos

¿Por dónde empezar cuando la violación de los derechos humanos en un país como Haití es constante y casi siempre impune? Antonal Mortime, secretario ejecutivo de la Plataforma de Organizaciones Haitianas para los Derechos Humanos (POHD) lo tiene claro: “la presencia de la MINUSTAH supone una de las principales violaciones de derechos humanos en nuestro país. Atenta contra el artículo primero del Pacto de Derechos Civiles y Políticos, ya que constituye un ataque a la soberanía nacional y una violación del derecho de autodeterminación del pueblo haitiano”. Así lo afirma también el informe que la POHDH ha presentado al Experto independiente de Naciones Unidas sobre la situación de los Derechos Humanos en Haití, Gustavo Gallon, al asumir el cargo a finales de septiembre de 2013.

Efectivamente, el artículo 1 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos reza (no va mal recordarlo en los tiempos que corren): “Todos los pueblos tienen derecho a la libre determinación. En virtud de este derecho establecen libremente su condición política y proveen asimismo a su desarrollo económico, social y cultural”.Así, un pueblo ocupado por fuerzas militares extranjeras, tal y como lo ven buena parte de los haitianos y las haitianas, no puede decidir “libremente su condición política”.La MINUSTAH es la Misión de Naciones Unidas para la Estabilidad en Haití. Los cascos azules de Naciones Unidas desplegados en misión de “mantenimiento de la paz” (peacekeeping) después de la crisis política de 2004 que terminó con la huida/secuestro del presidente electo, Bertrand Aristide, quien afirma que fué un “moderno golpe de estado“, y el establecimiento de un gobierno interino, todo bajo la tutela de países como Estados Unidos, Canadá y Francia. El Consejo de Seguridad de la ONU adoptó entonces (resolución 1529 de 24 de febrero de 2004) el despliegue de unas fuerzas multinacionales para “contribuir hacer más seguro y estabilizar el ambiente en la capital haitiana y en todo el país”. Desde entonces 17 resoluciones del Consejo de Seguridad han perpetuado la presencia de unas fuerzas que, más allá de la represión y la constante violación de derechos humanos, no se sabe demasiado qué hacen en el país. La última resolución, de 10 de octubre de 2013, renueva por un año más la polémica presencia de la MINUSTAH en el país con una dotación de 5.021 militares y 2.601 policías (la dotación más baja desde su inicio en febrero de 2004, cuando la MINUSTAH se inició con 6.700 efectivos militares y 1.622 policías, el pico se dio después del terremoto de 2010 con 8.940 militares y 4.392 policías ). La dotación militar procede sobre todo de países latinoamericanos (Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Ecuador, El Salvador, Filipinas, Guatemala, Honduras, Paraguay, Perú y Uruguay) y asiáticos (Filipinas, Indonesia, Nepal, República de Corea y Sri Lanka), más Canadá, Estados Unidos, Francia y Jordania. Por su parte, la misión policial viene dotada por hasta 45 países de África, Asia, América y Europa, incluyendo España (ver al final del post la lista de contribuciones por países). No deja de sorprender la participación de países con gobiernos progresistas como Bolivia o Ecuador, a los que la sociedad civil haitiana ha demandado reiteradamente que retiren esas dotaciones.

Manifestaciones 2010. Fotografia por Ansel 8/12/2010 www.flickr.com/photos/mediahacker

Manifestaciones 2010. Fotografia por Ansel 8/12/2010 www.flickr.com/photos/mediahacker

Para Camille Chalmers, de la Plataforma Haitiana de Presión por un Desarrollo Alternativo – PAPDA, la presencia de la MINUSTAH en el país es claramente ilegítima e incluso ilegal. Segun Naciones Unidas “las actividades de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas se rigen por tres principios básicos: Consentimiento de las partes; Imparcialidad; No utilización de la fuerza, salvo en legítima defensa y en defensa del mandato”. En cuanto al consentimiento no se sabe realmente de qué partes se trata, pues en Haití no hay un conflicto armado declarado, más allá del conflicto político entre la clase política dominante , la oposición , y las clases populares . En cuanto a la no utilización de la fuerza está claro que la MINUSTAH ha sobrepasado claramente su mandato. “Entre febrero de 2004 y 2011 la MINUSTAH ha realizado muchas operaciones en ciertos barrios populares de la capital haitiana, sobre todo en Cité Solei, Bel -air y Martissant . Estas operaciones han ocasionado múltiples casos de violaciones [de los derechos humanos] sobre la población civil, incluyendo muertos, heridos, destrucción de bienes privados , malos tratos , etc .” afirma el último informe de la POHDH. En febrero de 2007 un reportaje de la agencia IPS hablaba de diversos muertos civiles en las operciones de la MINUSTAH en los barrios empobrecidos, o Bidonvilles, de Puerto-Principe, a lo que oficiales de la MINUSTAH respondieron que efectivamente había “daños colaterales“, pero que su objetivo era luchar contra las bandas a petición del gobierno. Un estudio realizado por la misma organización ha documentado hasta 74 personas asesinadas en operaciones de la MINUSTAH entre 2004 y 2006 sólo en la zona metropolitana de Puerto Príncipe, “sin contar las numerosas víctimas de Cólera”. Patrice Florvilus afirmaba el otro día que la actuación de la MINUSTAH alimenta, de hecho, un círculo vicioso de violencia que utilizan luego para alargar la misión en el país.

En efecto, el caso del Cólera es para Mortimé Antonal un “crimen contra el derecho a la vida”. Para Patrice Florivilus , abogado que está impulsando junto con el movimiento de víctimas una denuncia contra el Estado Haitiano y la MINUSTAH en el país por la epidemia de Cólera, afirma que se trata un caso claro de negligencia criminal. “¿Cómo puede ser que no se hagan pruebas médicas a los soldados?”. Todos los estudios realizados hasta el momento afirman que la epidemia de Cólera que hasta ahora ha matado a 8.300 personas y ha dejado más de 680.000 afectadas , se inició por el vertido al principal río del país, el Artibonnite , de vertidos fecales del contingente nepalí . El cólera se había erradicado en Haití , y la cepa de esta nueva epidemia es nepalí. Según una noticia reciente publicada por el medio alternativo Ayiti Kale Je , “debido a la falta de financiación de un plan para la erradicación del cólera en 10 años, la enfermedad puede permanecer endémica en Haití por mucho tiempo ” .

La Oficina de Abogados Internacionales (BAI – Bureau des Avocats Internacionaux) y el Instituto para la Justicia y la Democracia en Haití, junto con un grupo de víctimas del cólera, han presentado en las cortes de Nueva York una demanda contra Naciones Unidas . NNUU han rechazado las demandas de compensación realizadas hasta ahora, aduciendo que gozan de inmunidad en sus actuaciones.

Para la POHDH el caso del cólera no es sólo una violación de los derechos humanos, sino también de las leyes haitianas. Tanto la constitución haitiana de 1987, como el código penal y el código rural, penalizan las infracciones que resultan de la imprudencia y la negligencia. Además, “el código rural, en su artículo 297, obliga a no depositar excrementos en los ríos del país“.

El caso del cólera es sólo la punta del iceberg de una serie de violaciones de derechos humanos por parte de la MINUSTAH en el país. Entre estas destacan los casos de violencia sexual . Efectivamente ha habido numerosas denuncias de acoso sexual e incluso de violaciones por parte de soldados de la MINUSTAH . Antonal Mortime me hablaba de más de 100 casos que han derivado en la expulsión de los soldados implicados del país ( ” esta es toda la sanción que reciben, vuelven a su casa, de forma que sus crímenes quedan impunes ” ). El caso que recibió más atención fue el de cuatro soldados uruguayos que violaron a un chico en Port Salut, en el sur del país , y lo grabaron en vídeo. Los soldados han sido condenados a dos años y un mes por la violación colectiva. Este hecho ha precipitado el anuncio de la retirada de las fuerzas uruguayas de la MINUSTAH. Las asociaciones de mujeres feministas con las que he podido hablar , Fanmi decide ( Mujeres decidimos ) y Solidaridad Fanmi Ayisèn – SOFA ( Solidaridad mujeres haitianas ) confirman que los casos de violencia sexual por parte de las tropas de la MINUSTAH son constantes . Así como lo es el hecho de que su presencia aumenta la prostitución de chicas jóvenes , a menudo menores . ” En las playas públicas se puede ver cada día, como los soldados de la MINUSTAH obtienen sexo a cambio de unos pocos dólares de chicas sin recursos” me confirma Mary Ange Noel de Fanmi Decide.

Manifestación contra la MINUSTAH 2011. Fotografia por Ansel 19/10/2011 www.flickr.com/photos/mediahacker

Manifestación contra la MINUSTAH 2011. Fotografia por Ansel 19/10/2011 www.flickr.com/photos/mediahacker

Todo ello suma para oponerse a la presencia de la MINUSTAH en el país. A pesar de la evidente oposición popular (una reciente encuesta muestra que hay muy poco apoyo y que la mayoría de los encuestados en la zona metropolitana de Puerto Príncipe esperaban que las tropas se retiraran en un futuro cercano), y la oposición del senado haitiano, el gobierno de Martelly decidió el pasado octubre pedir al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas la renovación de un año más de los cascos azules en el país. Una operación que cuesta cerca de 600 millones de dólares anuales. Unos recursos que todo el mundo piensa estarían mejor destinados para cualquiera de las otras necesidades imperiosas que tiene el país.

La petición para que las tropas de ocupación se retiren es generalizada entre la sociedad civil haitiana. Si estamos por la defensa de los derechos humanos, su demanda debería ser también la nuestra.

Dotación de la MINUSTAH por paises (Noviembre 2013)

PAÍS DE ORIGEN POLICIA MILITAR
Argentina 12 571
Bangladesh 5 317
Benin 42
Bolivia 208
Brazil 6 1,200
Burkina Faso 49
Burundi 41
Cameroon 35
Canada 82 7
Central African Republic 1
Chad 4
Chile 14 462
Colombia 34
Cote d Ivoire 128
Croatia 2
Ecuador 67
Egypt 17
El Salvador 3 35
France 28 2
Grenada 2
Guatemala 138
Guinea 17
Honduras  1
India 437
Indonesia 169
Jordan 296 251
Kyrgyzstan 1
Mali 40
Nepal 141 363
Niger 56
Nigeria 2
Norway 6
Pakistan 140
Paraguay 163
Peru 373
Philippines 16 159
Republic of Korea 2
Romania 22
Russian Federation 9
Rwanda 158
Senegal 148
Spain 9
Sri Lanka 3 861
Thailand 6
Tunisia 14
Turkey 13
United States of America 51 9
Uruguay 4 945
Vanuatu 1
Yemen 23
TOTAL 2.601 5.021

En negrita los 10 países principales contribuciones a la MINUSTAH