Ideas Preconcebidas

Cuando viajamos a un país por primera vez no podemos evitar llevarnos en la maleta una buena dosis de ideas preconcebidas. Ideas que se forman a través de la imagen que dan los medios de comunicación y de los comentarios que nadie se está de hacer cuando les hablas de tu viaje.
Peacekeeping - MINUSTAH

Me voy a Haití.
Pero, ¿ese no es el país más pobre de América?
¿Es seguro viajar allí?
He oído que hay mucha violencia
¡¿Haití?! Allí no hubo un terremoto o un huracán (más bien los dos)
Entre la corrupción y los desastres naturales, Haití es un pozo sin fondo

Y así hasta aburrir

Pobreza, conflicto, corrupción, violencia, desastres naturales … cómo alguien apuntó, un pozo sin fondo de ayuda humanitaria y para la reconstrucción.

Llegué ayer por la tarde. Desde el avión te recibe el mar caribe, el verde de las palmeras y el gris de las casas de lata que rodean la zona del aeropuerto. De camino al hotel, y sin conocer mucho más del caribe que Cuba o la costa de Yucatán en México, pienso que lo más parecido que he visto fue en Senegal.

Las mismas gentes, con su misma piel y sus mismos ancestros, llenando las calles con sus ventas ambulantes, sus cargas imposibles encima de la cabeza, su tráfico más imposible aún, callejas entre casas autoconstruidas que asoman a la carretera, con regueros de agua y deshechos que no encuentran canalización para circular, una carretera tatuada de cráteres y ruinas aún por recoger.

Pobreza, caos, desastres naturales aún visibles … ideas preconcebidas que se profundizan.

Pero sólo hace falta una conversación con alguien como Camille Challmers, amigo de hace años, compañero de luchas contra la deuda, para revertir esas preconcepciones. “250.000 casas fueron afectadas por el terremoto, pero la mayoría están aún en ruinas” cuenta Camille. “¿Dónde ha ido el dinero de la reconstrucción?” pregunto. “Edificios oficiales, hoteles de lujo y zonas industriales, esas son sus prioridades. La gente, sus casas, no les importan nada” contesta.

Le hablo de mi intención de focalizar en el papel de España en el difícil proceso que Haití afronta después de 2010. Me recuerda que hace falta mirar más atrás, cuando España mandó tropas a la MINUSTAH, la misión de cascos azules de Naciones Unidas en Haití. “Pero es cierto que ahora la influencia española es mayor. España fue el primer país que visitó Martelly (el presidente haitiano) después de ser elegido. Las empresas españolas están por todas partes”. Refuerza mi tesis.

Uno de los objetivos de viajar debería ser ese. Contraponer tus ideas preconcebidas con la realidad. Pero una realidad que no se puede quedar en la primera vista desde un coche o un hotel. Es necesario rascar esa superficie, a menudo no hace falta mucho, para comprender las complejidades que se esconden tras las imágenes que refuerzan nuestras ideas preconcebidas. Por eso estoy aquí. Para rascar esas ideas preconcebidas que muchas tenemos sobre Haití.

Tags: ,

No comments yet.

Leave a Reply