Archive | Proyecto RSS for this section

Franck Seguy: Tras el terremoto, me impactó la crudeza con la que la mal llamada “ayuda internacional” fué utilizada para humillarnos”

Esta entrevista formará parte del libro “Haití bajo el capitalismo del desastre” que espero publicar próximamente.

2014_06_franck1_internoEntrevista a Franck Seguy, sociólogo haitiano.

No nos pudimos encontrar en Haití, pero Franck se ofreció a responder a mis preguntas via internet. Franck Seguy ha defendido recientemente su tesis de doctorado en la Universidad de Campinas (Brasil), “La catástrofe de enero de 2010, la ‘Internacional Comunitaria’ y la recolonización de Haití”. Franck Seguy es profesor de Sociología en la Universidad del Estado de Haití, y ha sido muy crítico con la cooperación internacional en Haití. Ésta entrevista es buena muestra de ello.

En una entrevista en 2010 afirmabas que la ayuda era “algo extremadamente humillante e inhumano”[17] ¿qué te lleva a hacer tal afirmación?

En 2010 el seísmo dejó centenares de miles de haitianos y haitianas privados de sus necesidades primarias. En aquél momento me impactó la crudeza con la que la mal llamada « ayuda internacional » fué utilizada para humillarnos. Por ejemplo, una semana trs el seísmo, en medio de la disputa sobre el comandamiento entre soldados de la armada de Estados Unidos que tomaban el control de espacios estrategicos del país, y la MINUSTAH desplegada en el país en 2004, el general brasileño comandante de la MINUSTAH procedió a una distribución de agua en Champ de Mars. Cuando se le preguntó por el objetivo y la forma del gesto, su respuesta fue « lo hacemos para hacer notar también nuestra presencia ». Poco después los Brasileños fueron suplantados por los Norte-Americanos.

Manteniéndonos en el contexto del terremoto de 2010, uno puede igualmente recordar como el aeropuerto de Port-au-Prince permaneció congestionado de miles de toneladas de comida y medicamentos, considerados como ayuda, a la vez que a varios metros de allí, nuestros compatriotas debían luchar para no morir de sed. Y justamente, la prensa internacional, como es habitual, no desaprovechó la ocasión de mostrar imagenes del “pillaje” haciendo pasar a los Haitianos como salvajes.

Si vamos más en profundidad, podemos afirmar que al contrario de lo que se dice, no son los otros países los que ayudan Haití, sinó Haití que ayuda a todo el mundo. Ninguna institución haitiana decide la orientación del dinero internacional que aquí llega bajo el nombre de ayuda. El país o institución que dona la mal llamada “ayuda internacional” decide a quién se destinará ese dinero. Los contratos de todo lo que se hace aquí bajo la rúbrica de “reconstrucción” son asignados a empresas extranjeras. Las empresas haitianas, las pocas veces que son tomadas en consideración, lo hacen en forma de subcontrataciones. Y Haití hoy es un laboratorio dónde jovenes europeos tienen sus primeras experiencias profesionales.

En un texto de noviembre de 2011, Promundia Medica caracterizó la invasión humanitaria de la forma siguiente: ”La reuniones para ayudar a los Haitianos son en Ingles. Los contratos se dan a compañías extranjeras. La ayuda se destina a organizaciones que vienen de fuera, independientemente de su experiencia. Un profesional haitiano calificado (será él el que aconseje y ejecute el trabajo de otros) cobrará unos 2.000 dólares, mientras el chico de ojos azules irá de “cluster” en “cluster” dónde de se supone que se coordina la ayuda (sin lograrlo jamás) por un salario tres veces más elevado. Si, si, el salario de un “internacional” es de 6.000 dólares, de partida. Los miembros del staff internacional de ciertas agencias, en Haití, en el momento del seísmo, han recibido 12.000 dólares de compensación (incluso cuando alquilan apartamento totalmente amueblados y, en el peor de los casos, nada pierden) mientras que sus colegas haitianos, los que han perdodo casas y familiares, no tienen más derecho que a 2.500 dólares”.

Está pues claro que no solo la llamada “ayuda” es una humillación frente a nosotros, pero en realidad somos nosotros los que ayudamos a los que nos pretenden ayudar.

Desde mediados de los 90 ha aumentado la presencia de ONG, organismos bilaterales y multilaterales en el país, hasta el punto que muchos hablan de “invasión de ONG” o “República de ONG”. ¿Cómo piensas que la presencia masiva de organizaciones, gubernamentales y no gubernamentales, extranjeras, ha afectado a la sociedad haitiana?

Los cambios producidos por el despliegue de las ONG en Haití son los más significativos. El mayor éxito de las ONG, en última instancia, probablemente habrá sido el de atenuar considerablemente o incluso hacer desaparecer la naturaleza de clase de los problemas que aquejan a la sociedad para presentarlas como simples problemas técnicos se pueden resolver a golpe de financiación de proyectos. Y el secreto de este éxito se debe a la labor ideológica, consistente en la promoción de la sociedad civil, la ciudadanía, el desarrollo, la democracia y los derechos humanos en contra de las clases sociales y la lucha de clases. Así, mientras que la sociedad está compuesta por campesinos, obreros, etc. y burguesía, es decir, de individuos en defensa de sus intereses particulares y de clase, las ONG han logrado hacer pasar a los haitianos como ciudadanos, es decir, seres abstractos que defienden el interés público universal. Así que hoy, tenemos una sociedad estructurada en Haití en clases sociales donde la explotación, la dominación y la opresión son la regla, pero las organizaciones conformamos plataformas de derechos humanos o de desarrollo.

Por ejemplo, los campesinos haitianos históricamente han sido la clase más combativa de la sociedad. Desde el asesinato de Jean-Jacques Dessalines, figura principal de la Independencia y fundador de la Patria en 1806, hasta mediados del siglo XX, todas las luchas sociales realizadas han incluído en su seno la cuestión de la tierra. Pero desde la implementación de los primeros proyectos de desarrollo comunitario a finales de 1940, demanda de la tierra ha perdido su centralidad. Las organizaciones campesinas hoy en día, las que se dicen progresistas, no tienen otro objetivo que el de satisfacer las necesidades de sus miembros y educarlos para hacer valer sus derechos frente a los partidos políticos y los gobiernos. Yo mismo leí una entrevista a la dirección de una organización campensina apoyada por  ONG de izquierda en la que sus dirigentes declaran ser parte de una batalla para invertir en la producción campesina, en su formación, herramientas, semillas … en educarlos para valorizar los árboles para salvar el medioambiente.  Vemos cómo esta organización llamada campesina vació el problema ambiental de su contenido político al acercarse a ella como una cuestión puramente técnica.

El mayor logro de la cooperación internacional en Haití tras el terremoto de 2010 sigue siendo el Parque Industrial Caracol (PIC), en el noreste, inaugurado en octubre de 2012. Para construir este parque, el gobierno desalojó a 366 familias campesinas que trabajaban 246 acres entre las tierras más fértiles de la región. El PIC está instalado en un área que cubre los dós únicos ríos de la zona, debido a que la producción de pintura – una de sus principales actividades – requiere mucha agua. Y las aguas residuales producidas en el interior del PIC amenaza a toda la fauna Caracol, una zona costera. Mientras que el gobierno y sus socios internacionales siguen destruyendo el medio ambiente del país, la organización campesina, al proponerse educar a los agricultores a “valorizar” los árboles, culpabiliza a los campesinos pobres la deforestación y la destrucción del medio ambiente del país. Y es precisamente por el trabajo ideológico despolitizante de las ONG que las clases dominantes tienen éxito.

En Haití se puede encontrar diferentes modelos y formas de coperación. De la Brigada Dessalines y otras organizaciones que apoyan o acompañan a los movimientos sociales, a USAID o EuropeAid que a menudo violan la soberanía del país. ¿Piensas que existe lugar para algun tipo de cooperación internacional en Haití¿ ¿Cómo sería esta “buena cooperación”? O por el contrario ¿piesas que sería mejor que la comunidad internacional se retirase completamente del país para dejar que los haitianos y haitians decidan y construyan su futuro sin interferencias?

Bueno! Existen diferentes tipos de organizaciones que cooperan en Haití.  Pero no debemos dejarnos llevar por las apariencias. Después de la defensa de mi tesis doctoral, en São Paulo, fui invitado por la dirección de la Escuela Nacional Florestan Fernandes (el centro de de formación del MSP – Movimiento de Campesinos sin tierra de Brasil), para dar una conferencia para los militantes, algunos de los cuales podrían posteriormente integrar la Brigada Dessalines. Pero conversando aparte con uno de los activistas, que me reveló que estaba retrasando su viaje a Haití porque estaba esperando para el próximo contingente de tropas de la MINUSTAH con destino a Haití. Precisamente estos militantes son transportados a Haití de forma gratuita por el ejército brasileño. Y lo que tal vez no sabe es que la iniciativa de la Brigade Dessalines fue una respuesta a la solicitud del ex presidente Luis Ignacio da Silva (Lula). Así que, incluso en Brasil, esta brigada, esta forma de cooperación, es vista por los activistas más experimentados como el brazo humanitario de una misión militar sub-imperial.

Dicho esto,  personalmente no sé si hay motivos para la cooperación internacional en Haití, y aún menos si habría una “buena cooperación”. Yo sé – y puedo probarlo por una abundancia de argumentos y la evidencia empírica – es que la cooperación internacional como lo es actualmente, deconstruye el tejido social. Imagina un profesor de la Universidad Estatal de Haití tiene un doctorado recibe un sueldo de 60.000 gourdes brutos (poco más de 1.300 dólares) del que el Estado descuenta el 27% en impuestos y otros. Al mismo tiempo que a los estudiantes de segundo, tercero o cuarto año (todavía no licenciados) que consiguen un trabajo en la cooperación internacional se les paga hasta 4.000 o incluso 5.000 dólares. ¿Qué sociedad puede esperarse con la aplicación de una política de este tipo?

Imagine una cooperación que ofrece un visado permanente a cualquier universitario o profesional haitiano con la presentación de un diploma, pero que se lo niega al mismo profesional si demanda un visado de turista. No es difícil entender por qué más del 80% de los haitianos con título superior se encuentran fuera de Haití, sobre todo en América del Norte, como trabajadores cualificados. Pero esta cooperación internacional no contempla que la formación de estos trabajadores cualificados fué financiada con los impuestos de los contribuyentes.

En una ocasión, el Secretario de Estado de Agricultura hizo una revelación que resume lo que es la cooperación internacional en Haití. En un momento, él tenía sobre su escritorio 8 proyectos de cooperación para la producción de café. Pero, al mismo tiempo él buscaba un solo proyecto para financiar la producción de cacao, que no podía tener. Sin embargo, si hubiera reorientado los fondos de  tan sólo uno de los proyectos de café para la producción de cacao, hubiese sido acusado de malversación de fondos.

Todo esto me lleva a decir con absoluta certeza que esta cooperación planificada y decidida sobre las amplias terrazas de restaurantes y hoteles de las principales ciudades europeas y norteamericanas e implementada a golpe de talonario en un terreno que le es ajeno, definitivamente no es la que tienen necesidad los haitianos y haitianas, en el caso que pudiesen decidir soberanamente como construir su futuro.

Después de mis visitas a Haití he entendido que cuando habla de reconstrucción y desarrollo, el gobierno y la comunidad internacional se refieren principalmente a la promoción de tres sectores estratégicos: la indústria para exportación, la explotación minera y el turismo. ¿Cómo piensas que estos sectores pueden afectar el “desarrollo” del país y el bienestar de la población?

Garry Conille fue primer ministro en 2011, durante la presentación de su política general, dijo: “La necesidad de puestos de trabajo es tan importante hoy en día, que Haití no puede darse el lujo de rechazar las demandas de establecimiento de empresas que atienden los mercados de masas y exigen bajos salarios”.

Ésta es, en resumen, la posición del gobierno sobre el asunto! En cuanto a sus socios internacionales, éstos optaron por hacer de Haití un país de zonas francas por encontrarse en las inmediaciones de los principales mercados (EE.UU.); por las leyes HOPE I y II y la ley Ley HELP que permiten a los inversores que hacen su producción textil en Haití poder comercializar en los EE.UU. sin pagar los aranceles aduaneros; y por considerar la mano de obra haitiana más barata que la mano de obra en China (según un estudio realizado por el economista Paul Collier, de la Universidad de Oxford) y ya calificada – al tener el país experiencia con zonas francas industriales en el siglo pasado. Como resultado de todo ello, al trabajador haitiano se le paga 200 gourdes por día de trabajo (menos de $5). Así que el trabajador haitiano que produce pantalones vaqueros Levis o zapatillas timberland nunca va a poder consumir estos productos. Para vestirse, solo podrá recurrir a pepe, la ropa usada importada de América del Norte y que se vende aquí.

Usted habla de turismo, pero fijémonos en Ile-a-Vache, donde el gobierno quiere establecer un centro turístico. Para ello, el gobierno no duda en expropiar a los campesinos de sus tierras sin ningún tipo de compensación o indemnización. La minería es y será aún más brutal, en la medida que hay muchos más millones en juego en este sector.

Sí, podemos hablar de desarrollo en estos sectores, si para como desarrollo se entiende la explotación de la fuerza de los trabajadores por una miseria, la valorización y reproducción del capital transnacional … Pero si se trata de un mínimo de bienestar  para los trabajadores haitianos, aquí no hay nada que permita hablar de desarrollo.

¿Cuál es la hipótesis principal de su  tesis doctoral “La catástrofe de enero de 2010, la ‘Internacional Comunitaria’ y la recolonización de Haití”?

Mi tesis doctoral ha consistido en mostrar que el desastre de 2010 fue una gran ayuda para la cooperación internacional, que estaba sin aliento en Haití. El terremoto del 12 de enero en este sentido ofrece una oportunidad de oro para que esta cooperación reconfigurase su hegemonía en los asuntos haitianos. Lo que se ha realizado desde el año 2010 y se presenta como la “reconstrucción” no es nada más que la construcción de un proyecto diseñado y desarrollado mucho antes de 2010, y cuyas líneas generales están bastante bien definidas en el estudio Paul Collier: “Haití: De catástrofe Natural a la seguridad económica. Un informe para el Secretario General de las Naciones Unidas”, publicado en enero de 2009. Del análisis de este proyecto, surgen todos los ingredientes que están presentes para hacer de Haití una nueva colonia – no es una colonia a la antigua, una colonia de una metrópoli, sino una colonia para el capital transnacional.

[17] Entrevista: Franck Seguy “La ‘ayuda humanitaria’ humilla Haití” Febrero de 2010 A Nova Democracia (Brasil) http://www.anovademocracia.com.br/espanhol/118-n-62-febrero-de-2010/2700-entrevista-franck-seguy-la-qayuda-humanitariaq-humilla-haiti

De la ayuda para el desastre al desastre de la ayuda (avance)

El siguiente texto es un extracto del libro “Haití. Capitalismo del Desastre”, que estoy preparando y espero publicar en los próximos meses.

Iolanda Fresnillo. 12 de enero de 2015

IMG_2898sel

Promesas rotas de la ayuda internacional

La dimensión de la tragedia y el impacto que la cobertura mediática del terremoto tuvo en millones de personas en todo el mundo impulsó una de las mayores operaciones humanitarias que se recuerdan. Se recaudaron más de 3.060 millones de dólares por parte de ONG, instituciones religiosas y fundaciones privadas. En el primer mes después del terremoto las ONG españolas recaudaron unos 81 millones de dólares de aportaciones de la sociedad española, superando los 79 millones de dólares de ayuda de emergencia del gobierno español (que más tarde incrementaron a 464 millones de dólares prometidos de 2010 a 2012, incluyendo ayuda a la reconstrucción y contra la epidemia de cólera). Gobiernos y agencias de cooperación prometieron más de 13.340 millones de dólares para el período 2010 a 2020, unos 6.373 millones para los tres primeros años (2010-2012)[1].

¿Dónde ha quedado toda aquella solidaridad? ¿Cuánto de lo prometido fue realmente desembolsado? Y lo que es más importante ¿Cómo y para qué se ha destinado esa ayuda?

Según la oficina del Asesor Especial de Naciones Unidas para Haití, a diciembre de 2012 fueron desembolsadas tan sólo el 56% de las promesas realizadas para los tres primeros años en la Conferencia de donantes para Haití que tuvo lugar en Nueva York en marzo de 2010​​. El porcentaje de desembolso para los tres primeros años incluyendo otras donaciones adicionales no incluidas en la Conferencia de Nueva York se eleva al 66% según los datos del Gobierno Haitiano. En definitiva, un desembolso de entre el 56 y el 66%,  lo que para el Gobierno Haitiano es un éxito, ya que es “superior a las tasas de desembolso registradas en países en condiciones similares, que rondan el 50%” (CAED, 2013). El Gobierno Haitiano, exculpa a la comunidad internacional de los bajos niveles de desembolso, pues para ellos “la verdadera cuestión que limita la tasa de desembolso muy probablemente no sea la falta de voluntad de los donantes, sino más bien la baja capacidad de absorción de estos fondos” (CAED, 2013).

Del total de 13.340 millones de dólares comprometidos por los donantes bilaterales y multilaterales hasta 2020, a finales de 2012 se habían desembolsado unos 6.430 millones de dólares (el 48.2%), incluyendo:
-       2.230 millones en ayuda humanitaria post-terremoto
-       191,9 millones en ayuda para la epidemia de cólera
-       3.010 millones para reconstrucción comprometido en la Conferencia de Nueva York
-       1.010 millones para reconstrucción a través de otros compromisos diferentes a los de Nueva York

A ello hay que añadir los mil millones en alivio de la deuda que también contabilizó en muchos casos como ayuda hacia Haití por parte de los acreedores/donantes.

No existe seguimiento oficial de los desembolsos comprometidos con Haití desde que a finales de 2012 se cerró la oficina del Asesor Especial de Naciones Unidas para Haití. Las cifras de la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (UNOCHA) para 2013 indican que la financiación ese año descendió hasta 131 millones de dólares[2].

La cuestión, sin embargo, no es sólo el nivel de desembolso, sino que se ha priorizado en esta ayuda de emergencia y reconstrucción, como se ha hecho.

La promesa, expresada por Bill Clinton tras la Conferencia de Donantes de Nueva York, en la que fue designado enviado Especial para Haití, era reconstruir un Haití mejor (bajo la consigna, ya utilizada tras el Tsunami que devastó el sudeste asiático, Build Back Better). El balance, a casi cinco años del terremoto, no puede ser positivo. Como afirma Jonathan Katz en su libro “El gran camión que pasó de largo: como el mundo llegó para salvar Haití y dejó atrás un desastre”, “el legado de la respuesta internacional ha sido un sentimiento de traición” (Katz, J., 2013).

El fracaso de la ayuda y el proceso de la reconstrucción en Haití no es algo fácil de ignorar. Lo encuentras no sólo en informes y análisis de expertos, ONG y periodistas, sino que se palpa en el día a día de Haití. Desde la falta de confianza hacia el extranjero (blan) hasta los graffitis que adornan las paredes de la capital, todo ello habla de ese sentimiento de traición y abandono. El propio representante de la Organización de Estados Americanos (OEA), el brasileño Ricardo Seitenfus, dijo en diciembre de 2010 en una entrevista al periódico suizo Le Temps que “Si hay prueba del fracaso de la ayuda internacional, ésta es Haití, el país se ha convertido en la meca de dicho fracaso”[3], refiriéndose no tan sólo al post-terremoto, sino a los años de ayuda internacional que lo precedieron. Acusó a las ONG de convertir Haití en “un laboratorio de experimentación humanitaria”. De hecho, entre 1998 y 2008, los países donantes destinaron a Haití más de 4.800 millones de dólares en ayuda. “Por cápita, Haití recibía más del doble de la media mundial, y mucho más que algunos países de África Sub-sahariana como Sierra Leona o Somalia” (Katz, J. 2013).

En demasiadas ocasiones se ha achacado a lo extraordinario del terremoto y sus consecuencias en Haití para exculpar a los actores implicados en las tareas de emergencia y reconstrucción. Pero tal y como afirma Beverly Bell, “algo de caos y corrupción son previsibles después de una crisis mastodóntica. Pero en Haití, la ayuda para el desastre se convirtió en un desastre de ayuda” (Bell, B., 2013).

IMG_2837

Comunidad internacional vs autoridades locales

El Estado haitiano fue gravemente afectado por el terremoto. No sólo se perdieron el 60% de los edificios administrativos (28 de los 29 edificios ministeriales fueron dañados o completamente destruidos tras el terremoto), sino que en la capital el 25 % de los funcionarios murieron en el terremoto. El Estado, o más bien el gobierno, fue el gran ausente durante las primeras semanas e incluso meses después del terremoto.

Una ausencia que no se debe tan sólo al impacto del terremoto, si no a un proceso de achicamiento de lo público y del papel del Estado Haitiano derivado de años de políticas neoliberales y la estrategia de muchos donantes de priorizar la ayuda a través de ONG y no de las administraciones públicas. Un proceso de debilitamiento que se agudiza día a día a partir de un círculo vicioso por el cual “la ayuda no se canaliza a través el gobierno porque este es débil [y corrupto, poco transparente e ineficiente] y el gobierno se debilita aún más por la falta de apoyos” (Schuller, M., 2013).

El peso de la ayuda internacional en la economía haitiana ha ido incrementándose exponencialmente en la última década.  La Ayuda Oficial al Desarrollo (la que sale de donantes públicos, bilaterales y multilaterales) ha pasado del 7,99% en 2004 al 16,97% en 2009, llegando al máximo de 46,12% en 2010 a causa del terremoto, y descendiendo de nuevo hasta el 22,63% en 2011 y 16,02% en 2012.  Como sabemos, esa ayuda se canaliza principalmente a través de ONG y contratistas privados, pero la pequeña parte que va a apoyo presupuestario constituye una aportación vital para el Estado haitiano. Sin embargo, esa aportación ha sufrido de una volatilidad constante, a causa de los numerosos bloqueos a la ayuda a Haití a lo largo de su historia reciente, así como la poca estabilidad en las prioridades de los donantes. “La volatilidad de la ayuda oficial extranjera al gobierno haitiano ha perjudicado el ya de por si débil sector público (…). Esta impredictibilidad complica aún más la habilidad del gobierno haitiano para crear planes a largo plazo de recuperación y progreso económico”.

Desde el fin del Duveliarismo, en 1986, se ha embargado la ayuda oficial hacia las instituciones haitianas en cuatro ocasiones[4] . ONG y contratistas privados seguían recibiendo recursos mientras el flujo hacia las autoridades se cortaba por razones políticas. Uno de los indicadores para medir esa volatilidad es el Apoyo Presupuestario. Según los datos de la OCDE ese apoyo presupuestario pasó de 61 millones de dólares en 2005 a 138 millones en 2009, hasta los casi 250 millones en 2010, y ha descendido a 38 millones en 2011 y 23 millones en 2012.

Año
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
Total AOD
425,59
581,6
701,59
912,06
1119,66
3064,84
1710,11
1275,19
Apoyo Presupuestario
61,00
54,14
74,37
94,61
138,42
249,44
37,96
22,58
%
14,33%
9,31%
10,60%
10,37%
12,36%
8,14%
2,22%
1,77%

Fuente. OCDE Stats. 2014 http://stats.oecd.org/index.aspx?DataSetCode=CRS1

El análisis realizado desde el Center for Global Development[5] sobre la evolución de la ayuda antes y después del terremoto achaca a esa volatilidad una de las causas de la debilidad del Estado haitiano y sus políticas de desarrollo:

“La extrema volatilidad en los niveles de asistencia extranjera ha socavado el desarrollo humano y económico en Haití. Cualquier mejora en progreso social – incremento de matriculación escolar, mayores ratios de vacunación o reforma judicial – durante los años en los que Haití recibió ayuda fueron compensados por reducciones en los años en los que el país fué sujeto a embargos de ayuda. La reducción de la pobreza ha sido siempre un objetivo secundario en la ayuda internacional; la asistencia se ha utilizado primariamente como un premio o un castigo para influenciar la política haitiana. Los flujos más consistentes de ayuda se han dado con propósitos humanitarios, pero esta financiación ha sido para proyectos de emergencia a corto plazo – proyectos que en algunos casos han socavado el desarrollo a largo plazo”.

En éste contexto, la ausencia de Estado en el momento del post-terremoto fue de alguna forma utilizada por donantes y agencias de cooperación para prescindir de las autoridades haitianas no sólo en la emergencia sinó también en el proceso de reconstrucción. Mientras que en la Conferencia de donantes de Nueva York se acordó fortalecer el liderazgo del gobierno haitiano, lo cierto es que sólo el 1% de la ayuda de emergencia, y el 16% de la ayuda a la reconstrucción ha sido canalizada a través de las administraciones haitianas. La mayor parte de los recursos se canalizaron a través de intermediarios, principalmente ONGs internacionales y contratistas privados.

A tres meses del terremoto tuvo lugar en la sede de Naciones Unidas en Nueva York la “Conferencia Internacional de Donantes para un nuevo futuro para Haití” (31 de marzo de 2010), en la que 150 países e instituciones internacionales se reunieron para diseñar conjuntamente la reconstrucción de Haití. En esta reunión el Gobierno haitiano, a través del presidente Préval, presentó el “Plan de Acción para la Recuperación y el Desarrollo Nacional”[6]. La sociedad civil haitiana denunció ya entonces que no había sido consultada ni informada del Plan, ni obviamente invitada a la Conferencia de Donantes. De la Conferencia salió el compromiso de los donantes (medio centenar de países) de aceptar este plan como hoja de ruta para los siguientes 3 años y se creó la Comisión Interina para la Reconstrucción de Haití (CIRH), presidida conjuntamente por el primer ministro haitiano Jean Max Bellerive y el ex presidente estadounidense Bill Clinton. La CIRH estaba compuesta por aquellos donantes que superaron los 100 millones de dólares de donación (Estados Unidos a la cabeza, más algunos países de la Unión Europea como España o Francia, Brasil, Venezuela, el Banco Interamericano de Desarrollo, el Banco Mundial y el FMI), así como por una docena de representantes Haitianos.

Desde un inicio, la CIRH fue acusada de hacerse con las riendas del país y cómo responsable del lento ritmo e ineficiencia en el desembolso y ejecución de la ayuda para la reconstrucción. Además, para su puesta en marcha de decretó una ley por la que la CIRH tenia poder de decisión por delante del Parlamento Haitiano en cuanto al destino de las ayudas a la reconstrucción. Dicho poder de decisión estaba fundamentalmente en manos de los donantes.

Ya en diciembre de 2010 los 12 miembros haitianos de la CIRH denunciaron su falta de poder de decisión y falta de información relevante. “A pesar de nuestro papel en la estructura de gobernanza de la institución, no hemos recibido hasta ahora seguimiento de las actividades del CIRH. En general el contacto se establece un dia antes de las reuniones de Junta. Los miembros haitianos de la Junta no tienen tiempo de leer, analizar ni comprender, ni mucho menos responder inteligentemente a los proyectos presentados en el último minuto, a pesar de las quejas expresadas y promesas realizadas al respecto”[7].

La CIRH nació con fecha de caducidad, un mandato de 18 meses. En octubre de 2011, el presidente haitiano Martelly tenía intención de solicitar una prórroga de un año de mandato, pero el Parlamento y Senado haitiano, en un consenso sin precedentes, no apoyaron esa petición, dando punto final a la corta y controvertida vida de la CIRH. “Seamos claros, la CIRH no fue concebida como una estructura destinada a ayudar Haití o los haitianos, sino a los donantes, a los que le permite canalizar los contratos de los proyectos a las multinacionales y las ONG” declaraba un consultor de la CIRH[8]. Las denuncias hacia el papel de la CIRH se concentran en su falta de eficiencia, su inexistente conexión con la población y sociedad civil haitiana, o sus necesidades reales, la débil participación de las autoridades haitianas, y el hecho de estar al servicio de los intereses económicos y comerciales de los donantes.

La carrera por el oro [de los contratos de la reconstrucción]

El embajador de Estados Unidos para Haití, tan sólo un mes después del terremoto, exhortaba a las empresas norteamericanas a aprovechar la oportunidad de negocio que la reconstrucción en Haití podía suponer, bajo el titular de “la carrera por el oro ha empezado!”. El mensaje, enviado el 1 de febrero en un cable hecho publico por Wikileaks, informaba que las empresas americanas empezaban a situarse: “Mientras Haití se desentierra del terremoto, diferentes empresas se mueven para vender sus conceptos, productos y servicios”[9].

No se equivocaba. Según informa el Centro de Investigaciones Económicas y Políticas (CERP), en 2012 tan sólo el 5.4% de los gastos de USAID (la agencia de cooperación bilateral de Estados Unidos) en Haití fue a empresas u organizaciones locales (11.3 millones de dólares, de un total de 445.7 millones de dólares). La cifra descendió hasta el 2% (4 millones de dólares) en 2013. A nivel global le gasto local de USAiD pasó del 14.3% en 2012 al 17.9% en 2013, mientras en Haití la tendencia era la contraria[10]. En 2010 y 2011 la cifra es aún más exigua, con un 0.05% y un 0.07% de los contratos a empresas Haitianas respectivamente.

La Unión Europea sigue un patrón similar, pues un análisis de los contratos de la Comisión Europea a través de EuropeAid en Haití, entre 2010 y 2011, muestra que el 76,7% del valor de los contratos concedidos fue atribuido a empresas europeas.

En total, entre 2010 y 2012 el 84% de los fondos públicos para la reconstrucción fueron gestionados fuera de la administración pública haitiana[11]. De hecho, si nos fijamos en la ayuda de emergencia desembolsada entre enero de 2010 y marzo de 2011, tan sólo el 1% fue canalizada a través del gobierno haitiano. La Cruz Roja por si sóla gestionó el 5% de esta ayuda. Un 6% de la ayuda fue proporcionada a diferentes recipientes “en especies” (in-kind). El 26% de canalizó a través de otras ONG y contratistas privados, el 28% a través de agencias de Naciones Unidas o a través de ONG para proyectos de Naciones Unidas. Y finalmente un 34% se gestionó directamente a través de las entidades civiles o militares de los donantes[12].

El estudio realizado por el Center for Global Development[13] sobre la ayuda de empergencia de Estados Unidos revela que la mayor parte de los recursos se concentraron en pocas manos. En concreto el Departamento de Defensa de Estados Unidos recibió la mayor parte del pastel de los fondos. World Vision o la Cruz Roja fueron las principales ONG. Mientras entre las empresas contratistas destaca Chemonics, una de las principales contratistas USAID en todo el mundo. Chemonics, que ha ha recibido numerosas denuncias por inclumplir con los proyectos que ejecuta, es la mayor de un grupo de 10 empresas que el Haiti Relief and Reconstruction Watch (HRRW) situa “dentro del Beltway” (empresas con sede en Washington DC, Maryland y Virginia) que concentran el 75% de los contratos de USAID[14].

La ayuda desde la Unión Europea o los países europeos no ha sido objeto de tantos análisis como el caso de Estados Unidos. Sin embargo, la propia Corte Europea de Auditores ha revisado recientemente los proyectos de reconstrucción financiados desde la Comisión Europea en Haití. El propio estudio concluye que “los programas no fueron implementados de forma suficientemente efectiva”. La crítica se centra en retrasos y desviación respecto a los objetivos, pero sobretodo a la insuficiente vinculación entre “emergencia, reconstrucción y desarrollo”. “ECHO [Organización Humanitaria de la Unión Europea] y EuropeAid [Agencia de Desarrollo Europea] no tuvieron una estrategia común clara para optimizar sinergias y una smooth transición entre sus acciones”. A pesar de la autocrítica, la Corte de Auditores apunta a “la débil administración nacional y el insuficiente compromiso del gobierno para reformar” como “retos significativos para una reconstrucción y la creación de condiciones para el desarrollo sostenible”[15].

Una de las estrategias de ayuda de emergencia más cuestionadas, en Haití y en otras situaciones similares, es el uso de ayuda militar. Inmediatamente después del terremoto, Estados Unidos, la Unión Europea, Canadá o Brasil desplegaron aproximadamente más de 30.000 efectivos para apoyar en las tareas de emergencia. El ejército de Estados Unidos con 13.000, la Unión Europea con 6.000. Canadá con 2.000 o Brasil con otros 2.000, se sumaron a los 9.000 soldados que ya formaban parte de la MINUSTAH. Una masiva presencia militar que en aquél momento muchas denunciaron como descoordinada, con decisiones unilaterales de diferentes países y sin una misión definida o clara. Estados Unidos asumió un papel de liderazgo, tomando el control de aeropuerto y puerto, para muchos entorpeciendo las tareas de ayuda de las ONG y agencias humanitarias, decidiendo quién y cuando podía aterrizar en Port au Prince. Médicos sin Fronteras (MSF) denunció el desvío de aviones de la organización con material de emergencia por parte del ejército de Estados Unidos, en los días posteriores al terremoto, por priorizar la llegada de efectivos de dicho ejército así como la salida de nacionales estadounidenses. MSF criticó también la falta de coordinación entre el ejército estadounidense y las agencias de Naciones Unidas[16].

La consecuencia de todo ello es que los fondos tanto de emergencia como de reconstrucción fueron destinados a prioridades alejadas de las marcadas por el gobierno haitiano. El propio análisis del gobierno de Haití sobre la eficacia de la ayuda mostraba en marzo de 2013 que “los porcentajes de distribución de los fondos por sectores varia entre -100% (protección social) y +450% (transporte) respecto a las necesidades fijadas [por el gobierno]” (CAED, 2013). Y la sensación de que las organizaciones sociales haitianas han sido también ignoradas en el proceso de emergencia y reconstrucción es generalizada.

Camera 360


[1] Oficina del Enviado Especial para Haiti (2012) International Assistance to Haiti. Key Facts as of December 2012. http://www.lessonsfromhaiti.org/download/International_Assistance/1-overall-key-facts.pdf

[2] Finantial Tracking System – UNOCHA http://fts.unocha.org/pageloader.aspx?page=emerg-emergencyDetails&appealID=1008

[3] http://www.letemps.ch/Page/Uuid/2a1b8ad0-0bb8-11e0-91f4-4e4896afb502/Haïti_est_la_preuve_de_léchec_de_laide_internationale

[4] Reagan en 1987 a causa de la violencia electoral; Bush padre en 1991 tras el golpe de estado contra Aristide; Banco Mundial y BID en 1998 a la espera de la adopció de ciertas medidas neoliberales; y Clinton y organismos multilaterales en 2000 ante las denuncias de fraude electoral.

[5] Vijaya Ramachandran and Julie Walz. 2012. “Haiti: Where Has All the Money Gone?” CGD Policy Paper 004. Washington, D.C.: Center for Global Development. http://www.cgdev.org/content/publications/detail/1426185

[6] Gouvernement de la Republique d’Haiti (2010) Plan d’action pour le relèvement et le développement national d’Haïti. Marzo 2010 http://whc.unesco.org/document/106590

[7] Protest Letter of Haitian Members of Interim Haiti Reconstruction Commission, 14 de diciembre de 2010 http://www.canadahaitiaction.ca/content/protest-letter-haitian-members-interim-haiti-reconstruction-commission

[8] Haiti Support Group (2012) Déconstruction de la Reconstruction de la CIRH Un Incroyable Fiasco http://ijdh.org/wordpress/wp-content/uploads/2012/01/haiti_69_French_3rd.pdf

[9] Embajada Estados Unidos en Port au Prince (2010) Cable 10PORTAUPRINCE110, TFHA01, publicado por Wikileaks http://wikileaks.org/cable/2010/02/10PORTAUPRINCE110.html

[10] CERP (2014) US Congress Passes Aid Accountability Legislation as Local Procurement Falls in Haiti

[11] Observatoire des Politiques Publiques et de la Cooperation Internationale (2013) Un aperçu Général de l’aide au développement pour Haiti. Bulletin 3. Port au Prince, Enero 2013

[12] Paul Farmer (2011) Has Aid Changed? Oficina del Enviado Especial de Naciones Unidas en Haiti http://www.lessonsfromhaiti.org/download/Report_Center/has_aid_changed_en.pdf

[13] Vijaya Ramachandran and Julie Walz. 2012. “Haiti: Where Has All the Money Gone?” CGD Policy Paper 004. Washington, D.C.: Center for Global Development. http://www.cgdev.org/content/publications/detail/1426185

[14] Jake Johnston (2012) The Development-Industrial Complex in Haiti. 19 October 2012. Haiti Relief and Reconstruction Watch, Center for Economic and Political Research. http://www.cepr.net/index.php/blogs/relief-and-reconstruction-watch/the-development-industrial-complex-in-haiti

[15] Special Report n° 13/2014: EU support for rehabilitation following the earthquake in Haiti http://www.eca.europa.eu/en/Pages/DocItem.aspx?did=28102

[16] “Haiti aid agencies warn: chaotic and confusing relief effort is costing lives” The Guardian, 18 de enero de 2010 http://www.theguardian.com/world/2010/jan/18/haiti-aid-distribution-confusion-warning

“‘There’s No War Here’: Haiti’s Crisis, From Disaster Site To Military Zone?” ColorLines – News for Action. 18 de enero de 2010 http://colorlines.com/archives/2010/01/ theres_no_war_here_haiti_moving_from_disaster_site_to_military_zone.html

#HaitiOtrosTerremotos #WorkInProgress

14045874460_dda7b524e7_z

Os escribo para explicar cómo “Haití, los otros terremotos”, que aunque lento y con nuevos ritmos y calendarios, sigue adelante!

Novedades personales y nuevos ritmos 

Lo primero es explicar que desde el pasado 1 de Julio tengo un nuevo trabajo como directora de la Fundación Tot Raval. Ha sido una oportunidad profesional que no he podido dejar escapar, y que a pesar de que afecta a los ritmos del proyecto, no lo anula en absoluto, sino que incluso lo refuerza.

En principio alargo un poco los plazos que tenía previstos para la publicación del libro y el estreno de la exposición, para poderlo compatibilizar con los ritmos del nuevo trabajo (ver nuevo calendario al final del mensaje). Pero la buena noticia es que gracias a este trabajo he decidido hacer una reestructuración de presupuesto de forma que algunas cosas que estaban infra-financiadas, como las traducciones, ahora se podrán hacer en mejores condiciones.

El segundo viaje 

Como sabéis, el mes de mayo hice un segundo viaje a Haití para avanzar en el proyecto, tanto a nivel de reportajes como del libro y del proyecto fotográfico. De ese viaje ha salido un reportaje sobre Isla-à-vache, algún otro artículo y otras entrevistas que necesitaba por el libro, así como reuniones con diferentes personas que desde Haití contribuirán con textos en el libro.

En cuanto al reportaje de Île-à-vache, una isla donde el gobierno quiere llevar a cabo un mega-proyecto turístico, estoy esperando que un medio que se ha comprometido publique un artículo (la respuesta ha sido positiva pero los ritmos de los medios no siempre son los más rápidos).

También publiqué esta crónica que ya recibisteis. La crónica ha sido reproducida enAlbaSud y en Radi.ms en castellano, catalán e inglés.

Se publicó también el artículo “Los otros terremotos que hundieron Haití” al Periódico Diagonal, que ha tenido bastante buena difusión.

Y la semana pasada me publicaron un reportaje fotográfico en blanco y negro sobre diferentes luchas sociales en Haití en la versión impresa de la revista Pueblos.

Captura de pantalla 2014-08-04 a les 14.45.25
El viaje también sirvió para poder dar aportaciones a diferentes movimientos sociales y organizaciones Haitianas, tal y como se preveía en el proyecto. Finalmente se ha hecho una aportación de $ 800 (€ 585) a las siguientes organizaciones
- MODEPRAN – Mouvman Demokratik Popilè (Movimiento Democrático popular): $ 200
- Kopi – Konbit Peyizan Ilavach (Colectivo Campesino Île-à-Vache): $ 200
- Kolektif Jistis Min (Colectivo Justicia Minería): $ 200
- Bata Ouvriye (Batalla Obrera): $ 100
- Frakka – Fos Refleksyon ak Aksyon sueldo Koze Kay (Plataforma de reflexión y Acción por el derecho a la vivienda): $ 100

Y ahora ¿qué? 

La exposición fotográfica 
Ya está hecha la selección y un primer procesamiento no profesional (hecho por mi misma) de las fotografías, que se pueden encontrar aquí:
https://www.flickr.com/photos/frostis/sets/72157645378391726/

A partir de esta selección durante el mes de septiembre quiero trabajar con una serie de gente que se ha ofrecido a ayudarme a definir cómo debe ser la exposición, buscar el espacio más adecuado, imprimir las fotografías que finalmente se expondrán y preparar la inauguración en Barcelona. Supongo que la exposición será hacia el mes de diciembre. También existe la posibilidad de que intente hacerla en enero para coincidir, el próximo 12 de enero de 2015, con el 5 º aniversario del terremoto. En cualquier caso, recibiréis todas la invitación.

Además, aquellas personas que hicisteis aportación para recibir fotografías impresas (a partir de 15 €) ya las podéis elegir a través de un formulario que recibiréis a continuación de este mensaje. A partir de finales de septiembre podréis tener las fotografías en casa.

14046123507_653f4a6c9e_z
El libro 

La escritura del libro es el proceso que más ha sufrido con mi nuevo trabajo, pero por fin he empezado a avanzar. Aquí podéis consultar el índice y las contribucionesque tendrá (si todo sale tal y como hemos acordado con los diferentes compañeros en Haití).

Como veis en el índice he querido que el libro no sea sólo el resultado de la investigación que yo he hecho, sino sobre todo una compilación de voces de militantes que he tenido la suerte de conocer en Haití, a partir de las entrevistas realizadas o de textos escritos a propósito para el libro.

Durante este mes de agosto le podré dedicar un buen tiempo de calidad tanto a escribir los capítulos que tengo pendientes como a avanzar en la transcripción de entrevistas, reclamar textos comprometidos en Haití y revisión de textos ya escritos. El objetivo en estos momentos es poder cerrar el texto a finales de septiembre, para poder tener el libro impreso en diciembre (octubre y noviembre para revisiones, correcciones, maquetación e impresión, así como traducción al catalán y francés).

Presupuesto y calendario 

A continuación tenéis la actualización del presupuesto del proyecto, tal y como está ahora
Captura de pantalla 2014-08-03 a les 22.18.49
Y el calendario queda de la siguiente manera
Captura de pantalla 2014-08-03 a les 22.18.06
Buen verano 

Espero que todas y todos tengáis un buen final de verano, que disfrutéis de las vacaciones si tenéis, y nos encontramos a partir de septiembre, espero que con una buena parte del libro avanzada y el proyecto fotográfico ya en su fase final.

Gracias de nuevo por vuestro apoyo, interés y paciencia

Iolanda

14265201844_81a2ea00c8_z

 

 

¿Qué hay de nuevo en #HaitiOtrosTerremotos?

Este es un post algo especial, para explicaros cómo avanza el proyecto “Haití, los otros terremotos“. Es un texto un poco largo donde explico como quiero afrontar esta nueva etapa del proyecto, con un nuevo calendario, más amplio pero más realista, y un nuevo presupuesto. Espero que lo encontréis útil y que siga contando con vuestro interés, atención y apoyo.

¿En qué punto está el proyecto?

El proyecto sigue adelante, a un ritmo más tranquilo, pero adelante. Ahora combino el proyecto con un trabajo temporal a tiempo parcial (un estudio sobre la deuda en Cataluña), y junto con militancias varias, queda poco tiempo para #HaitíOtrosTerremotos. Por ello, como se verá más adelante, he replanteado el calendario haciéndolo más amplio y realista, alargando hasta octubre de este año. Gracias a la combinación con esta otra tarea y algún encargo que me han hecho, tengo los recursos para hacer una nueva incursión en Haití, de manera que vuelvo a viajar al país del 1 al 20 de mayo. Este viaje, de nuevo, me pago yo, y, aparte de hacer alguna entrevista pendiente, el objetivo es poder terminar la redacción del libro y la revisión con los compañeros/as haitianos/as. A continuación tenéis una descripción de cómo se encuentran los diferentes flancos del proyecto:

- Blog con artículos y reportajes: El blog haitiotrosterremotos.info lo voy actualizando con nuevos artículos de vez en cuando. Ahora hay uno sobre la situación de la agricultura en Haití que se publicó en El Ecologista (revista de Ecologistas en Acción), otro sobre quién gana con la reconstrucción y el artículo sobre la reconstrucción económica que publicaron enAlternativas Económicas en febrero (pendientes de traducir al catalán, por si alguien se ofrece). Además, ya está la lista depersonas que apoyáis el proyecto, y encontraréis otros artículos. Finalmente, he ido colgando las traducciones al inglés yfrancés de algunos artículos. Traducciones que se han hecho también gracias a la colaboración de algunas de vosotros. ¡Muchas gracias!

- Participación en medios: Durante el mes de enero, a raíz del cuarto aniversario del terremoto, hubo bastante demanda por parte de medios, especialmente radios, para hablar de Haití y del proyecto. En el blog he ido colgando los podcasts, artículos y vídeos de las diferentes intervenciones. Ahora la presencia ha bajado, pero si conocéis algún medio que pueda estar interesado o trabajas/participas en algún medio, y crees que se puede hacer un artículo o entrevista, no dudes en ponerte en contacto conmigo.

- Presentación del proyecto: Se han hecho, gracias a la colaboración de algunas de vosotras, presentaciones diversas del proyecto en Barcelona y Madrid. Aunque los actos no fueron multitudinarios, el proyecto y sobre todo la situación en Haití levantó mucho interés entre los que participaron. De momento paro las presentaciones hasta disponer del libro y poder preparar y difundir con más tiempo.

- Libro “Haití, los otros terremotos”: Este es el siguiente paso, el más importante para que el proyecto quede recogido en un material accesible para todos. Tengo ya una propuesta de contenidos y he comenzado a escribir algunos textos, pero queda mucho trabajo por hacer. El libro, como anuncié, será una compilación de textos míos, que pongan en contexto diferentes temas, y de textos escritos por militantes de movimientos sociales haitianos. Me estoy empezando a poner en contacto con ellos/as y espero contar con estos textos a finales de Mayo. Estas colaboraciones serán remuneradas con parte de los recursos conseguidos a través de goteo.org.

En cuanto a la publicación, la editorial Icaria ha aceptado publicar la versión impresa en español del libro y debemos acabar de ver cómo publicaremos la versión electrónica (ebook) en castellano. Estoy viendo también con diferentes personas las vías para publicar la versión electrónica (gratuita) de las versiones en catalán y francés. Hay también una persona que se ha comprometido a hacer la traducción al francés del libro (a precio de amiga) y otra que revisará las versiones catalana y castellana (yo misma haré la traducción al catalán del original en castellano, pero toda colaboración será bienvenida). Estoy buscando ayuda para la maquetación de los ebooks (y la cosa va por buen camino) y ya tengo a alguien que me hace precio especial para pasarlo al formato ebook. El objetivo, como veréis en el calendario, es que el libro esté disponible en octubre como muy tarde.

- Nuevo viaje a Haití: Como os avanzaba, vuelvo a Haití del 1 al 20 de Mayo. El objetivo de este viaje no es ampliar la información ni las entrevistas, sino llenar agujeros y resolver dudas, así como revisar algunos de los textos con los compañeros/as haitianos/as. También espero poder aprovechar para hacer un reportaje sobre el proyecto turístico en Ille à Vache (si alguien lo quiere publicar sólo me lo tiene que pedir) y quizás algún otro si surge la posibilidad. También pienso que el proyecto fotográfico mejorará con este viaje.

- Exposición fotográfica: Como podéis ver aquí , colgué ya las fotos realizadas durante el primer viaje, y seguiré colgando las fotografías de este nuevo viaje. Para pensar cómo y dónde hacer esta exposición fotográfica contaré con la colaboración de las amigas de la Fundación Quepo. Una vez que la tengamos pensada necesitaremos seguramente colaboraciones para procesar las fotos e imprimirlas, ya que el presupuesto es bastante limitado. Si conoces a alguien que pueda ayudar ¡no dudes en hacérmelo saber!

Cuando vuelva del segundo viaje me pondré en contacto con aquellas de vosotras que habéis escogido recibir fotografías en casa como recompensa para dar apoyo al proyecto, para que las escojáis, pero pienso que es mejor hacerlo cuando tengamos las fotografías de este nuevo viaje.

- Presentación del libro y la exposición en Barcelona y otras ciudades: Esto vendrá una vez el libro esté publicado, a partir del mes de octubre. En principio se hará presentación en Barcelona, probablemente en Valencia (gracias al apoyo de FarmaMundi) y Asturias (ya que la Coordinadora de ONG de Asturias, CODOPA, colaborará con el libro a cambio de una presentación). Si puedo aprovechar algún viaje a Madrid (o alguna entidad ofrece a pagar el viaje) también organizaríamos una presentación allí. Y siempre que los costes de viaje estén cubiertos estaré abierta a hacer presentaciones por todo el territorio.

- Redes sociales: a través de twitter y facebook voy compartiendo artículos de actualidad sobre Haití, no dudéis en seguirme o pedirme amistad para estar al tanto de lo que ocurre en el país.

¿Qué calendario?

Ver cuadro ampliado aquí

¿Y como va el dinero?

Aquí tenéis una actualización del presupuesto, donde detallo el presupuesto inicial, el actual y un presupuesto óptimo. He recibido de algunos de vosotros mensajes pidiendo si aún podéis hacer aportaciones. La verdad es que las agradeceré para poder llegar a este presupuesto óptimo, que incluye más recursos para algunas tareas/gastos como: colaboraciones pagadas a precio reducido de traducciones, el diseño, maquetación y transformación en ebook del libro, recursos para el exposición, para aportar a organizaciones haitianas, para ampliar el hosting de la web y, si llega -y siempre en último lugar- para cubrir gastos del primer viaje.

Ver cuadro ampliado aquí 

Aquí tenéis un resumen de los recursos recibidos y lo que faltaría para cubrir el presupuesto óptimo

¿Como puedes seguir colaborando?

Si queréis seguir colaborando en el proyecto tenéis varias vías:

Difusión: podéis seguir difundiendo los artículos que hay en el blog, pero también pidiéndome nuevos artículos (con tiempo suficiente para escribirlos) para vuestros medios, y difundir las noticias que voy compartiendo en redes sociales.

Traducciones y diseño: los próximos meses sobre todo necesitaré ayuda con traducciones (al y del francés, y al catalán desde el español) y en diseño y maquetación de los libros, así como ideas para la exposición. También busco a alguien que haya hecho procesamiento o retoque fotográfico para que me ayude en la fase final de la exposición (a partir de julio).

Recursos: como habéis visto he hecho un presupuesto óptimo algo más ambicioso y completo del que presenté a través de Goteo. Si salen esos recursos o parte de ellos simplemente podré pagar mejor las colaboraciones, cubrir un poco más los gastos del primer viaje (nunca todos), y ser un poco más ambiciosa con la exposición y las presentaciones del libro. La cuenta para hacer aportaciones es la siguiente:

(a nombre de Iolanda Fresnillo en Caixa d’Enginyers, poner a Haití en el concepto del ingreso y, por favor, avisar por e-mail).

El libro ¿cómo será?

Aquí tenéis un primer borrador de los capítulos y subcapítulos de la propuesta del libro. Este es el borrador sobre el que ahora estoy trabajando pero puede cambiar según las colaboraciones que confirmen desde Haití y de cómo avance la escritura del mismo.

- Prefacio (Camille Challmers)
- Una historia marcada por las injerencias

  • De Tainos, Españoles y Franceses
  • Mawons y revolucionarios en la lucha por la independencia
  • Un nuevo Estado que reproduce la estructura Colonial?
  • El empleo ó yanqui
  • La dictadura Duvalier
  • Aristide, los golpes y las injerencias económicas
  • La ocupación de la MINUSTAH

- Reconstrucción y Capitalismo del Desastre

  • Sobrevivir al Terremoto
  • Cooperación internacional (Promesas rotas | La trampa de la Deuda | la invasión de ONG | “La carrera del oro” | Matar un Estado del Bienestar inexistente)
  • Open to Business (Una economía extrovertida dependiente | “La minería és la muerte” | Caracol y otras zonas industriales preparadas para la explotación| Île à Vache y el espejismo del turismo como motor de desarrollo | Agricultura: entre la subsistencia y el expolio)
  • España y Haití ¿Intereses o Desarrollo? (Ayuda española a Haití | Solà y Aznar, asesores de Martely | Inversiones españolas en Haití)

- Conclusiones

Y hasta aquí este largo mensaje de actualización. Si habéis llegado hasta aquí os doy las gracias por el interés. Cualquier duda, ofrecimiento, comentario, sugerencia o crítica, no dudéix en enviarmela a ifresnillo @ riseup.net (sin espacios). Y recordad que podéis seguir “Haití, los otros terremotos” en http://haitiotrosterremotos.info y twitter (@ifresnillo) y facebook (facebook.com/iolandafresnillo)

Abrazos y hasta pronto

Iolanda Fresnillo

Gracias al apoyo de…

El proyecto “Haití, los otros terremotos” ha sido posible gracias al apoyo y la colaboración de muchas de vosotras. Ahí va mi reconocimiento público, a las que habéis aportado recursos a través de Goteo.org o directamente, a las que habéis colaborado con vuestros saberes y habilidades lingüísticas, informáticas, comunicativas, y sobre todo a todas las que me acogistéis en Haití y me ayudastéis a conocer y compender mejor ese precioso país. Para todas vosotras mis agradecimientos eternos. Yo sigo adelante con el proyecto porqué sé que estáis ahí!

Han apoyado con recursos económicos (en orden alfabético inverso de nombre)

Xose Cuns Traba | Xavi Teis | Victoria Heitzmann | Toni Verger | Toni i Bego | Sonia Ros | Sonia Onandi | Sonia Fresnillo | SilviaT | Sergi V | Sergi Picazo | Sarah Daumerie | Sara | Rosa Cendón | Roger Palà | Ricard | Raul | Raquel | Ramon Serna Ros | Rafa Font | Quim Carreras | Pintiparada | Pilar i Jaume | Pierre Arcelin Zabal | Pepita Sallan y Aureliano Fresnillo | Pepinho | Paula Ferrando Julià | Pau | Patricia | Patri | Pablo Mejias Diaz | Pablo Martínez Osés | Pablo Martínez | Pablo Elorduy | Pablo | Oscar Mateos | Olivier | Nacho Garcia Llamedo | Montserrat Torres | Monica Garriga | Mònica | Monica | Monica | Moni Ros | Merche Valls | Marta | Marmitako | Maria Suva | Maria Palomares | María del Mar Daza | Marcos Fresnillo | Marc Ribó | Mar Valldeoriola | Mar Carrera | Madmil | Luis Gonzalez | Lucía Nosti | Lola Company i Núria Ribas | Lola Badenes | Llunaiestels | Leticia Rodriguez Riera | Laura Villadiego | Laura Cremades | Laura Bayo | LaSanto | Laia Ortiz | Laia Franco | Julián Cánaves | Judith Muñoz Saavedra | Jordi i Laia | Jordi Fresnillo | Jordi de Miguel | Jordi Calvo | Jordi Armadans | Jon | Joana Galindo Villamizar | JGG | Jesús | Javi | Jaume Cendra | Jaume Albaigès | Janet Sanz | Jaime Pastor | Isma | Isidre i Lidia | Irene | Gemma Cairó | Gemma | Francesc Mateu | Família Vitòria-Codina | Eulàlia Reguant | Eric Diaz | Enric Pons Ferrer | Elodie Leignel | Elena | Ed Mago | David Cid | Dani Vilaró | Dani | Dani | Cristina Fresnillo | Cristina Dantart | Clàudia | Chusa | Chus | Charo Carretero Mezcua | Carlos S Mato | Carlos Pérez Cruz | Carles Soler | Bruno Abarca | Bruno | Bodo Ellmers | Bea | Assumpta Sabater i Pruna | Ari | Anxo | Anna Vila | Anna Rovira | Àngels T | Angel Ambroj | Andrea Serrano | Andrea | Ana | Alfons | Alex Fresnillo  | Alejandro Pozo

Además del apoyo especial de

La Centraleta, connexions culturals

Captura de pantalla 2014-03-24 a les 12.52.43

 

Fundació Quepo

quepo_12x5_blanco

Farmamundi

logo_horizontal

Cordinadora de ONG del Principado de Asturies – CODOPA
logotipo

Han colaborado en el proyecto con sus saberes y contactos imprescindibles

Con el vídeo, la web y muchas otras cosas
Merche Negro

Con la app multilingüe para la web
Ismael Peña-López

Con la comunicación
Mar Valldeoriola, Leticia Rodríguez i Toni Hervàs

Con traducciones, más que imprescindibles
Daniel Landes
Delphine Ortega
Yolanda Segalés
Miquel Casares
Jordi de Miguel
Jeza Goudi
Pere Pipirimosca y su gente
Sarah Daumerie
Cati

Con las presentaciones
Topo y Ecologistes en acció Barcelona
Ateneu Rosa de Foc
Lidia Ucher y la Ciudad invisible

Con esos necesarios contactos
Yolanda Polo, CONGDE
Montse Santolino, FCONGD
Francesc Mateu, Oxfam Intermon
Patricia Cantarell
Lola Badenes, ACSUR
Yolanda Anson, Farmamundi
Eliana i Juanra, ACPP
Irene Casas, VSF
Carles Soler

Con recursos bibliograficos y otros consejos
Jaume Sampériz
Laura Moreno

Desde Haití participaron con entrevistas, visiones, conocimientos y una calurosa acogida

Camille Chalmers, Plateforme haïtienne de plaidoyer pour un développement alternatif  - PAPDA
Nixon Boumba, Mouvement démocratique populaire - MODEP
Patrice Florvilus, Défense des Opprimés et Opprimées
Antonal Mortime, Plate-forme des Organisations Haïtiennes des Droits Humains (POHDH)Vincent Maurepas Jeudy, Oxfam Haiti
Celeste Solano, Veterinarios Sin Fronteras, Caribe – VSF
Joseph Elucien, Rezo Asosyasyon-Koperativ pou Komès ak Pwodiksyon Agrikòl - RACPABA
Alain Jean, Collectif contre la Minerie
Lafontaine Orvild, Ayiti Kale Ye
Didier Dominique, Batay Ouvriye
Frank Saint Jean, Plateforme haïtienne de plaidoyer pour un développement alternatif  - PAPDA
Gerald Mathurin, Kordinasyon Rejyonal Oganysasyon Sides – KROS
Ketlyn Alexandre, Mouvman Peyizan Papay - MPP
Marie Ange, Famn Deside
Carole Pierre Paul Jacob, Solidarite Fanm Ayisyèn - SOFA
Marie Franz Joachim, Solidarite Fanm Ayisyèn - SOFA
Mirlene Joanis, Centre de Promotion des Femmes Ouvrieres - CPFO
Renel Sanon and Jackson, Fos Refleksyon ak Aksyon sou Koze Kay - Frakka
Colette Lespinasse,  Groupe d’Appui aux Rapatriés et Réfugiés - GARR
Patrick Cherubin, MOSCTHA-Haiti
Esther Schneider, Centre de Recherche, de Réflexion, de Formation et d’Action sociale – CERFAS
Carmen Rodríguez, AECID OTC Haiti
Richard Lavallee, Better Work Haiti
Hermes Marco, Cine Institute
Ellie Happel
Rolphe Papillon
Erol Pierre
Rosa Parès
Eva Suarez
Miriam Sol
Egido

80 días y millones de gracias

¿Os acordáis de este vídeo?

80 días más tarde cerramos el crowdfunding en Goteo.org.

80 días después me gusta pensar que comienzo a dar respuestas a través de este blog a las preguntas que entonces planteaba, y difundirlas ampliamente, pero aún queda mucho trabajo hacer.

Ahora desde Barcelona, ya trabajando en el libro, pensando las contribuciones que desde Haití espero que hagan al mismo, haciendo números para ver si es posible volver a Haití para terminar bien el proyecto, imaginando la forma que tendrá la exposición de fotos, y soñando en encontrarme con todas y cada una de las 131 personas que hasta ahora habéis apoyado el proyecto.

No podía cerrar estos 80 días sin expresar de nuevo el enorme agradecimiento por haber hecho posible el proyecto “Haití, los otros terremotos”.

¡¡Millones de gracias a todas y todos!!

Haiti, the other earthquakes

A project on the other earthquakes that keep impoverishing Haiti. Since independence, 210 years ago, Haiti has been the object of continuous plundering, occupation and exploitation. This process has continued after the 2010 earthquake.

January 12, 2010, Haiti suffered an earthquake that left about 300,000 dead (between 200,000 and 316,000 according to various estimates) and 1.3 million homeless. Media around the world mobilised to cover “the tragedy of Haiti” during the days after the earthquake. Millions of euros were raised by NGOs around the world joining the governments and aid agencies promises. Emergency aid protocols and strategies were deployed around Haiti and hundreds of emergency projects first, and reconstruction projects later, were launched. Some say that more than 10.000 NGOs were working in Haiti, along with aid agencies and humanitarian aid teams (including army) from many countries and international organizations, from the United Nations to the World Bank. Read More…

¿Quieres dar apoyo a este proyecto?

Cómo muchas de vosotras ya sabéis os escribo desde Haití. Trataré de aprovechar las 6 semanas que estaré en Haití para tirar adelante con el proyecto “Haití, los otros terremotos en 210 años y 1460 días” y  buscar respuestas que nos ayuden a entender los “porqués” que se plantean cuando miramos a un país cómo éste. ¿Me queréis ayudar a hacerlo posible?

Desde su independencia, hace 210 años, Haití ha sido objeto de expolio, ocupaciones y explotación. Este proceso ha continuado después del terremoto de 2010. ¿Porqué tanto empobrecimiento? ¿Porqué tanta inestabilidad? ¿Porqué tantos obstáculos en el camino a la justicia social para la población haitiana?

Read More…

¿Por qué Haití?

_DSC0029

Foto IntermonOxfam

Hace casi cuatro años, un terremoto de grado 7.0 en la escala de Richter sacudió la tierra a pocos kilómetros de Port-au-Prince, la capital de Haití. Durante 30 segundos, medio minuto eterno, la tierra tembló destruyendo las casas de más de un millón de personas, dejando tras de si una senda de muerte.  El coste humano fue incalculable. Entre 200.000 y 317.000 personas perdieron la vida según diferentes estimaciones. Más de 3 millones de personas fueron directamente afectadas por el terremoto de alguna forma.

Aquella tragedia, que nos llegaba a través de televisiones y periódicos, con crudas imágenes de muerte y destrucción, despertó nuestra solidaridad y, en algunos casos, sacudió nuestras consciencias e indignación. ¿Cómo puede ser tanta destrucción?.

Ninguno de los 50 movimientos sísmicos de similar magnitud que se dan anualmente en el mundo según el Servicio Geológico de Estados Unidos, tienen un impacto tan devastador. Read More…

Haití. Los otros terremotos en 210 años y 1460 días

Un proyecto sobre los otros terremotos que han empobrecido y siguen empobreciendo Haití.

Desde su independencia, hace 210 años, Haití ha sido objeto de expolio, ocupaciones y explotación. Desde el terremoto que en 2010 devastó parte del país (en enero se cumplirán 4 años, 1460 días) el expolio, la ocupación y la explotación siguen vigentes, esta vez bajo el amable manto de la ayuda a la reconstrucción.

Haití

El 12 de enero de 2010 Haití sufrió un terremoto que dejó alrededor de 300.000 muertos (entre 200.000 y 316.000 según diferentes estimaciones) y 1,3 millones de personas sin casa.

Medios de comunicación de todo el mundo se volcaron a cubrir “la tragedia de Haití” en los días posteriores al terremoto.

Millones de euros fueron recaudados por ONG en todo el mundo uniéndose a los prometidos por gobiernos y agencias de cooperación. Los protocolos y estrategias de la ayuda de emergencia fueron desplegados en Haití y centenares de proyectos de emergencia primero, y reconstrucción después, se pusieron en marcha.

Más de 10.000 ONG trabajan o han trabajado en Haití, junto con agencias de cooperación y ayuda humanitaria de numerosos gobiernos y organismos internacionales, como Naciones Unidas, el Banco Interamericano de Desarrollo o el Banco Mundial.

A casi cuatro años de una de las tragedias más graves de las sufridas por el país más pobre de América Latina y el Caribe, al preguntarnos qué ha sido de Haití, pocas pistas (o ninguna) encontramos en los medios de comunicación. Los “porqués” que nos pueden explicar el empobrecimiento y el grado de devastación que terremotos, huracanes o epidemias de cólera causan en Haití, siguen sin respuesta.

Este proyecto busca respuestas a esos “porqués”Read More…